Cómo equipar la sala de juntas

En fecha 15/November/2018

En este post vemos algunos tips para equipar convenientemente las salas de reuniones, además de con armarios de oficina baratos, con otros elementos que no pueden faltar para reforzar la comodidad de los trabajadores.

Está claro que el edificio en el que una empresa fija su sede social va a tener que repartirse en varios espacios. Si se trata de una factoría, habrá que instalar vestuarios para que los operarios se pueden cambiar cómodamente. Del mismo modo, habrá que equipar convenientemente las salas de reuniones, además de con armarios de oficina baratos, con otros elementos que vemos a continuación.

Lo primero será analizar cuáles son las necesidades de nuestra sala de reuniones. Según esto podemos identificar varios tipos:

- Salas para grupos grandes de personas

En este caso hay que acomodar a un número elevado de asistentes. En el mismo espacio, en función del mobiliario con el que se equipe y su disposición, se puede celebrar una convención, una junta de accionistas o una formación. Han de ser espacios muy flexibles, es decir, que el mobiliario y la distribución puedan adaptarse a las necesidades de cada evento. En todo caso, habrá que colocar sillas de calidad, disponibles en la web de Muebles Directo, teniendo en cuenta que muchas veces estos encuentros se alargan considerablemente. También estores y cortinas que dejen pasar la luz natural, algo clave para contribuir por ejemplo al éxito de la presentación de un plan de negocios en la pantalla de la sala.

- Salas de reuniones para grupos pequeños

Reuniones más pequeñas y privadas que cuenten con menos personas. El mobiliario ha de hacer más prácticos y flexibles los distintos espacios disponibles para facilitar la comunicación entre ellos. Se trata de espacios que se suelen utilizar a diario y suelen necesitar elementos relacionados con la tecnología.

- Salas de reuniones para visitas

Es el lugar donde por ejemplo se recibe por primera vez a proveedores y clientes. Este espacio constituye la primera impresión que se van a llevar y hay que cuidarlo. Debe ser atractivo y agradable e incorporar un mobiliario que transmita comodidad y confianza.

 

La privacidad de la sala de reuniones

Pueden ser salas de reuniones cerradas, con privacidad plena tanto a nivel visual como acústico. Son espacios cerrados de cara al resto de oficina. En estas se suele manejar contenido delicado o buscarse reforzar la concentración de los participantes. Suelen equiparse con sillas cómodas y sillones. Y, como no, con nuestra mamparas para separarlas del resto de la oficina. En las semiabiertas predomina la privacidad acústica. Son salas acristaladas con mamparas de oficina, utilizadas para reuniones donde no se desea alterar el silencio de la oficina. Por último, las salas de reuniones abiertas son típicas de startups o empresas jóvenes que buscan la relación entre todos los trabajadores.