Menu
Cómo diseñar una oficina saludable

En fecha 03/July/2017

¿Cúantas personas que trabajan en una oficina no querrían trabajar en un entorno agradable que les hiciese felices y que les permitiese rendir en su trabajo?

Uno de los problemas más importantes es la existencia de una creencia generalizada de que una excelente calidad ambiental en las oficinas está directamente relacionado con las ganancias organizacionales. Siguiendo esta idea, diferentes profesionales consideran que es suficiente con ofrecer una oficina estética y moderna para solucionar todos los problemas de salud y hacer que todos los empleados trabajen de manera muy eficiente. Se da por hecho que el entorno físico de las oficinas afecta nuestra salud y productividad de manera directa.

Un segundo problema importante consiste en la reciente implementación de los últimos avances provocados por un rápido desarrollo tecnológico. Avances que están orientados a reducir los costes para las empresas y pueden no adaptarse trabajador. Por un lado, algunas innovaciones pueden incluir mejoras en los edificios de oficinas sin involucrar de manera activa al empleado (mejoras en el filtrado de aire). Sin embargo, otro tipo de innovaciones sí involucran a los usuarios de oficinas, como por ejemplo la utilización de sensores para iluminación inteligente, persianas automáticas, o sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado central, y oficinas abiertas que suelen provocar distracciones a los ocupantes de las oficinas. Todos estos cambios pueden conllevar transformaciones en funciones básicas de las oficinas y, sobre todo, limitar drásticamente el control de los empleados sobre su entorno.

La solución podría ser, Tomar como punto de partida el enfoque socio-técnico, no es suficiente con imponer las nuevas tecnologías a la hora de modificar el ambiente. Es necesario tener en cuenta los empleados. Por lo tanto, una posible manera de abordar el tema de construcción y diseño de oficinas es el trabajo en conjunto de diferentes especialistas, llevando a cabo un dialogo interdisciplinar. Dichos equipos interdisciplinares podrían llegar a soluciones sinérgicas, proponer unos diseños o características físicas de las oficinas que estimulen emociones positivas de los empleados, que promuevan la sensación de control sobre el entorno (que ofrezcan la posibilidad de controlar los niveles de iluminación), que refuercen las interacciones y redes sociales, o que inciten a la sensación de orgullo y significado. Este trabajo interdisciplinar podría ayudar a implementar medidas preventivas eficaces que puedan crear oficinas para empleados "felices y productivos" y unos entornos de trabajo saludables.


VIU Universidad Internacional de Valencia